Evolución significativa de los derechos humanos en Marruecos bajo el reinado del rey Mohammed VI

Desde su intronización en 1999, el rey Mohammed VI de Marruecos siempre ha insistido en el respeto de los derechos humanos y las libertades individuales y colectivas a través de las principales reformas iniciadas en el Reino.

En las últimas dos décadas, el tema de los derechos humanos ha estado en el centro de las reformas políticas, administrativas y legales emprendidas en Marruecos con la abolición de la mayoría de las reservas formuladas por Rabat con respecto a ciertas cláusulas de las convenciones internacionales en está área.

El lanzamiento de estas reformas y la expansión de los derechos humanos han sido acompañados por la creación de numerosas instituciones dedicadas a la promoción y protección de los derechos humanos.

Dichas reformas también se reforzaron en gran medida y se consolidaron en la última Constitución de julio de 2011, que también formalizó la independencia del poder judicial y extendió los poderes del ejecutivo y del parlamento y sus atribiciones.

Esta mejora de los derechos humanos y de todas estas reformas afectó a todas las regiones del Reino y particularmente a las provincias del Sahara donde se instalaron las Comisiones Regionales del Consejo Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en Dakhla y en El Aaiún, cortando de una vez por todas con las críticas de los adversarios de Marruecos en esta área.

Además, en su resolución 2468 de abril de 2019 sobre el Sahara y que había extendido por seis meses el mandato de la MINURSO, el Consejo de Seguridad de la ONU había aclamado “las medidas e iniciativas tomadas por Marruecos, y el papel desempeñado por las Comisiones del  CNDH en Dakhla y El Aaiún.

El Consejo de Seguridad, que también elogió la interacción de Marruecos con los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en beneficio de las poblaciones de estas regiones, no dejó de expresar su “profunda preocupación” por el “sufrimiento continuo” de los habitantes de los campamentos de Tinduf en Argelia, así como su gran “dependencia de la ayuda humanitaria externa”.

El Consejo de Seguridad reformuló en su resolución, su solicitud para el registro y el censo de los habitantes de los campamentos de Tinduf, insistiendo en que “se hagan esfuerzos en esta dirección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *