El Polisario admite su fracaso en la gestión de la cuestión del Sahara

La dirección del Polisario ha admitido por primera vez, su fracaso en la gestión de la cuestión del Sahara, reconociendo haber cometido “errores fatales” desde la firma del acuerdo de alto el fuego en septiembre de 1991 hasta la “Batalla de Guerguerat ” pasando a través de las negociaciones de 1995 en la zona de amortiguamiento.

En un documento clasificado confidencial distribuido a sus altos cuadros del frente y que la dirección a deliberadamente filtrado a la prensa en un vano intento de no inculpar al nuevo jefe del Polisario, Brahim Ghali y pegar la responsabilidad de estos fracasos a su predecesor, el difunto Mohamed Abdelaziz, fallecido el 31 de de mayo de 2016.

Tras la retirada illico presto de sus milicianos de la zona tampón de Guerguerat, el Polisario que había jurado unos días antes, de nunca salir  de esta región, habló en un comunicado de “redesplegamiento” en lugar de retirada para mitigar la amplitud de su derrota, dice un sitio cercano del Frente Polisario.

El documento confidencial vuelve sobre la resolución 2351 adoptada a finales de abril, por el Consejo de Seguridad y la que no dejo en un tono firme y amenazante, ningún margen a los dirigentes del Polisario y sus mentores argelinos y a sus grupos de presión.

Según dicho documento, “la decisión de retirada respondia a una petición de los aliados, según la cual la presencia militar continuada del Polisario en Guerguerat había producido el efecto contrario” y era un “suicidio político” para el Polisario, especialmente después de la retirada unilateral de Marruecos el 26 de febrero de 2017.

El Polisario también reconoce en su documento, cometer “errores fatales” en la negociación del alto el fuego en septiembre de 1991 y los acuerdos suplementarios del 24 de septiembre de 1997, que había fijado las modalidades técnicas de las zonas de amortiguamiento. Se reprocha de no haber “insistido por la creación, a nivel de la franja de separación del área Guerguerat de la ciudad de Lagouira, un punto de control que releva de la MINURSO”. Hoy en día, las milicias del Polisario necesitan un pase mauritano para ir a esta región.

El Polisario finalmente reconoce su fracaso en la gestión de la cuestión del Sahara, sin entrar en detalles de los últimos sonados reveses encajados tanto en la ONU como sobre el escenario diplomático africano, donde Marruecos ha hecho un regreso triunfal en la Unión Africana, junto con un acercamiento extraordinario y sin precedentes con los países africanos, incluso en las filas de los ex grandes aliados del Polisario.

Al hacer estas revelaciones, el Polisario marca así una ruptura inusual con los discursos triunfalistas que pregonaba por necesidad de propaganda ni más ni menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *