Una nueva guerra de calles en el Sàhara, inventada por el DRS en Bumerdes

Los servicios de inteligencia militar argelinos (DRS) hicieron todo lo posible para preparar los compinches del Polisario para una nueva guerra de calles en las provincias del sur de Marruecos.

gdem-izikLos Generales del DRS y sus protegidos del Polisario, se han acostumbrado a marcar en cada nueva ronda del mediador de la ONU Christopher Ross, para alentar a los separatistas del interior de multiplicar los actos de provocación, el vandalismo y de sembrar el desorden en las pacificas provincias del sur del Reino.

Habiendo fracasado hasta hoy en dia,de obtener de la ONU la ampliación del mandato de la MINURSO el control de los derechos humanos, los dirigentes argelinos buscan a través de otras trampas a hacer presion sobre los responsables de la ONU para sacar tajada.

En su estratagema, los responsables de la seguridad de Argelia invitarón a cerca de 500 separatistas, incluyendo a cincuenta del interior de Marruecos a participar en una nueva edición de una sea dicho universidad de verano celebrada del 3 de al 21 agosto en Bumerdes (45 KM al este de Argel).

El DRS se precisa en Argel, soporta la totalidad de los gastos de viaje y de estancia de los separatistas que fueron cuidadosamente instruidos por los oficiales de las agencias militares y de inteligencia para explicar cómo armar disturbios una vez en territorio marroquí.

Como prueba, los 50 separatistas que regresaron de Argel, llevaban en su equipaje banderas argelinas y uniformes militares y banderas del Polisario, megáfonos y folletos de propaganda que la aduana marroquí les incàuto en el aeropuerto Hassan 1ero del El Aaiún. La naturaleza de este material revela de manera inequivoca las intenciones maliciosas de los separatistas.

Ya en tránsito por el aeropuerto Mohammed V, trataron de provocar a las fuerzas de seguridad marroquíes, al negarse a cumplir con los trámites aduaneros y de organizar una sentada en la que sólo terminó después de varias horas de confabulaciones.

Por su parte, los periódicos argelinos a sueldo del ejército, hicieron un gran alboroto acerca de este incidente, pero fue sin el deseado resultado, a sabiendas de que tales maniobras no encuentran un comprador, ya sea en Argelia o en otro lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *